¿Qué es el conceptualismo?

Conceptualismo

Si te gusta el estudio de teología y te llama la atención el profundizar acerca de temas relevantes a la naturaleza de Dios, de la Biblia y del ser humano, muy seguramente encontrarás una gran cantidad de “-ismos” que han surgido a lo largo de la historia de la Iglesia para denominar diversas corrientes de pensamiento que se desprenden respecto a las múltiples doctrinas cristianas enseñadas a lo largo de la historia. En primera instancia, esto podría preocupar al lector menos experimentado haciéndole pensar que esto puede causar división dentro del cuerpo de Cristo, y por lo tanto, deberíamos evitarlo a toda costa.

Sin embargo, la conclusión sería muy apresurada. El etiquetar o clasificar las diferentes ideas mediante un nombre único es esencial para la evaluación y análisis de las proposiciones bajo la cobertura de una posición teológica o filosófica. [1] Nos ayuda a diferenciar una perspectiva correcta de una incorrecta, delimitar lo que una posición sostiene y lo que rechaza y a la vez, nos impone la responsabilidad de estar lidiando con lo que los proponentes o detractores de tal perspectiva realmente sostienen.

Una de esas posturas es el conceptualismo. Encontrar este término y encontrar a alguien que se denomine conceptualista no es algo común, pero, como te darás cuenta más adelante, es importante conocer este término al conversar sobre dos tópicos bastante interesantes relacionados a la naturaleza misma de Dios, la omnisciencia divina y la relación de Dios con los objetos abstractos. El Conceptualismo puede tomar un significado muy diferente dependiendo de la materia que uno se encuentre estudiando. En este artículo explicaré lo que el Conceptualismo significa bajo el marco de la Omnisciencia.

Conceptualismo y la Omnisciencia

Si Dios es omnisciente, entonces todo está determinado a suceder necesariamente.”

“Si Juan es realmente libre, ¿cómo es que Dios puede saber qué acción realizará Juan libremente?”

Estos son dos de los argumentos más populares respecto a la concepción de Dios como un ser omnisciente. Resolver estos dilemas ha sido causa de gran controversia dentro de la iglesia, incluso hasta nuestros días. Brillantes teólogos y filósofos cristianos han buscado respuesta a ello a lo largo de la historia.

No es de menor importancia recalcar que la carga de prueba recae sobre el objetor de la omnisciencia. Sobre este aspecto, el Dr. William Lane Craig menciona lo siguiente:

Pero ¿por qué yo debería saber cómo es que Dios tiene tal preconocimiento? ¿Quiénes son los seres humanos que deben saber cómo es que Dios preconoce el futuro? […] Por lo tanto, no se nos debe requerir que demostremos la forma real en que Dios preconoce; somos libres de sugerir una manera posible. [2]

En tanto podamos formular un modelo coherente y bíblicamente sostenible de la omnisciencia, será responsabilidad del objetor demostrar que nuestro modelo no solamente falla, sino tiene la

carga de prueba de demostrar que la idea de la omnisciencia y/o presciencia de Dios es imposible. Antes de continuar es importante definir a qué nos referimos cuando decimos que “Dios es omnisciente.” Cuando los filósofos y teólogos afirman que Dios posee omnisciencia, se refieren al hecho de que Dios “conoce cada proposición verdadera y no cree ninguna proposición falsa.” [3]

Con excepción de los fatalistas teológicos, la gran mayoría de cristianos sostiene que, en al menos cierto sentido, el ser humano posee libertad. [4] De otro modo, nos veríamos forzados a adscribir a Dios el título de causante del mal y del pecado. Lo cual es contrario a lo que la Escritura enseña y a lo que la razón sobre la perfección moral divina nos lleva a concluir. Pero a la vez, a la luz de la misma Escritura, el cristiano debe sostener que Dios posee conocimiento previo o presciencia. Esto lo vemos en Hechos 2:23; 1 Pedro 1:1-2, 19-20, y en las profecías cumplidas como en Marcos 14:18,30. [5] No obstante, no hay de qué preocuparnos en sostener que Dios es moralmente perfecto y que su omnisciencia no implica fatalismo ni determinismo causal. Con un poco de ejercicio de lógica modal se puede demostrar la falacia en el razonamiento de la primera objeción. [6]

La noción de conceptualismo entra en escena cuando queremos lidiar con la segunda objeción. La pregunta puede reducirse a su forma más básica, ¿cómo es que Dios conoce las cosas futuras? El razonamiento de algunos de los detractores del preconocimiento divino procedería de la siguiente manera:

  1. Únicamente los eventos que actualmente [7] existen pueden ser conocidos por Dios.
  2. Los eventos futuros no existen actualmente.
  3. Por lo tanto, los eventos futuros no pueden ser conocidos por Dios. [8]

A algunos nos parecería extraño que alguien negara (2), es decir, que afirmara que los eventos futuros sí existen y son tan reales como los eventos en el presente. Esto forma parte de una teoría del tiempo nombrada como la teoría estática (o teoría B) del tiempo, en el cual cada punto en el tiempo es igualmente real y Dios simplemente trasciende el espacio-tiempo en su totalidad.

En la teoría B del tiempo cada instante es igualmente real y Dios les trasciende en su totalidad

Bajo esta interpretación, no es difícil ver cómo es que Dios conoce los eventos futuros. Dado que Dios trasciende el tiempo, cada punto o evento en el tiempo es presente a él y por lo tanto le es conocido. [9]

Sin embargo, el filósofo William Lane Craig ha argumentado que la teoría estática del tiempo plantea diversos problemas teológicos y filosóficos [10] y, por lo tanto, debe ser rechazada, en favor de la teoría dinámica (o teoría A). En términos generales, la teoría A del tiempo nos dice que la distinción entre el presente, pasado y futuro no es meramente una distinción ilusoria o subjetiva, sino es una distinción real. El pasado ya no existe más y el futuro aún no existe. En esta interpretación de la naturaleza del tiempo (2) es verdadera, por lo tanto, el argumento de los detractores sigue siendo válido.

Aunque es muy probable que los seres humanos en nuestro limitado conocimiento, jamás podremos entender en plenitud a Dios, el ser más grandioso concebible, es posible desarrollar modelos para poder entender al menos ciertos aspectos de él. Es aquí donde surgen dos modelos de cognición divina: el modelo perceptualista y el modelo conceptualista.

El modelo perceptualista deriva su nombre de la idea de percepción sensorial. [11] El individuo defensor del modelo perceptualista puede ejemplificar este modelo diciendo que “Dios observa a través de los corredores del tiempo y ve lo que sucede.” De acuerdo con Edward Khamara, este modelo nos presenta a Dios bajo la categoría de omniperceptor. [12] “Por lo tanto, uno hablaría sobre Dios ‘previendo’ el futuro o de su ‘previsión’ de algún evento que sucederá.” [13] El modelo perceptualista encuentra bastantes problemas bajo una teoría dinámica del tiempo dado que es muy difícil ver cómo es que Dios podría “percibir” o “ver” eventos tanto futuros como pasados ya que estos no son reales. [14] Muchas confesiones Cristianas objetarían también a tal modelo dado que implicaría que el futuro se encuentra fuera del control divino y Dios queda como un mero espectador de la historia humana en lo que esta se desarrolla. Se podría acusar a este modelo de un antropomorfismo exagerado.

En contraste, en el modelo conceptualista Dios no adquiere su conocimiento del mundo a través de algo como la percepción. [15] Recordemos que, al ser omnisciente, Dios conoce todas las proposiciones verdaderas. Entonces, si entendemos el conocimiento de Dios como el conocimiento de una mente de ideas innatas, podemos formular el siguiente argumento:

  1. Dios es omnisciente.
  2. Ser omnisciente implica conocer todas las proposiciones verdaderas.
  3. Existen proposiciones verdaderas concernientes a futuros contingentes. [16]
  4. Por lo tanto, Dios conoce todas las proposiciones verdaderas concernientes a los futuros contingentes. [17]

En términos simples, en el modelo conceptualista, Dios no mira a través de los corredores del tiempo para saber lo que pasará en el futuro, sino que Dios, al ser omnisciente, por definición conoce las proposiciones verdaderas sobre el futuro de manera innata. En este modelo, el antropomorfismo desaparece completamente y constituye un entendimiento coherente y bíblicamente consistente de la omnisciencia divina. William Lane Craig nos explica que:

Dios nunca aprendió u adquirió su conocimiento, sino que eternamente ha conocido un almacén innato de únicamente todas las declaraciones verdaderas. Dado que las declaraciones en tiempo futuro son ya sea verdaderas o falsas, Dios, al conocer todas las declaraciones verdaderas, conoce el futuro. [18]

No obstante, el objetor al preconocimiento podría realizar otra pregunta: ¿cómo es que Dios conoce los futuros contingentes o contrafácticos [19] concernientes a las elecciones libres humanas? Para esta pregunta, el cristiano podría responder diciendo que Dios ha determinado como actuarían libremente las criaturas que él ha creado, de manera que, a través de su decreto divino, estas criaturas harían lo que él ha determinado causalmente. Esto nos posicionaría bajo el campo compatibilista, en donde el determinismo causal divino y el libre albedrio [20] son compatibles. Entonces, Dios puede conocer las futuras elecciones humanas porque él ha determinado como escogerán.

Por otro lado, si el cristiano sostiene una posición de libertarianismo no compatibilista (a la luz del problema del determinismo causal y el origen del mal mencionado arriba), en el que nuestras decisiones y acciones no están determinadas causalmente por factores externos, el problema permanece. Craig nos explica cómo es que el modelo Molinista de la omnisciencia [21] puede responder a la pregunta presentada:

El Molinista podría responder que Dios conoce la esencia individual de cada criatura posible tan bien que él sabe lo que cualquier criatura haría bajo cualquier conjunto de circunstancias en las que Dios pudiera situarlo, o, Dios, al ser omnisciente, simplemente discierne todas las verdades que hay y, previo al decreto divino, no solamente hay verdades necesarias sino también contingentes… [22]

Me parece que la respuesta de Craig es acertada. Dada la definición de omnisciencia, si hay verdades acerca de la persona y sus elecciones libres, entonces Dios las conoce innatamente y, en consecuencia, el problema del fatalismo sigue sin poder ponerse en pie.

Observemos, por ejemplo lo que otros teólogos y filósofos dicen acerca de la omnisciencia de Dios. Kenneth Keathley, escribe,

Ya que Dios es omnisciente, Él innatamente conoce todas las cosas—esto significa que Él no va a través de los procesos mentales que los seres finitos hacen de ‘descubrir las cosas’. Dios nunca ‘aprende’ o tiene cosas que le ‘ocurren’ a Él. Él ya sabe todas las verdades. [23]

En la misma obra dice:

Una nota importante para hacer en este punto es que Dios no percibe lo que criaturas libres harían, sino que Él concibe sus decisiones dentro de sí. Es decir, Dios no mira hacia el tiempo para verificar que decisiones harían; sino Él inherentemente conoce todas las libres decisiones debido a su omnisciencia. Así que el conocimiento medio de Dios contiene el conocimiento de las escogencias y decisiones hechas por criaturas libres, pero la fuente de ese conocimiento no es la criatura. Sino que la fuente es Dios mismo. [24]

Luis de Molina también nos dice que,

antes de que (en nuestra manera de concebirlo, pero con una base en la realidad) [Dios] creara algo en lo absoluto, Él comprende en sí mismo, debido a la profundidad de Su conocimiento, todas las cosas que, como resultado de todas las causas secundarias posibles por virtud de Su omnipotencia, vendrían a ser contingentemente o simplemente libremente sobre la hipótesis de que Él quiera establecer estos o aquellos órdenes de cosas con estas o aquellas circunstancias; y por el hecho de que a través de Su libre albedrío Él estableció en ser ese orden de cosas y causas que Él de hecho estableció, Él comprendió en Su propio ser[25]

Entendiendo esto, podemos concluir que Dios no obtiene conocimiento alguno de las criaturas que podrían o serían creadas. Dice Kirk MacGregor,

Molina insistía que el conocimiento de Dios viene únicamente de las esencias individuales en sí mismas, las cuales únicamente existen como los pensamientos en la propia mente de Dios. En resumen, Dios no obtiene su conocimiento de las cosas, sino que conoce todas las cosas en sí Mismo y de Sí Mismo. [26]

Dios no “contempla”, ni “percibe”, lo que las criaturas harían en cualquier situación dada, en cualquier mundo posible. Dios inherentemente lo sabe.

La objeción fundacionista

Pero tal vez el objetor al preconocimiento objete al modelo conceptualista preguntando ahora, “¿Cómo es que Dios tiene ese conocimiento innato de lo que las criaturas libres harían?”

Esta pregunta presentada por detractores del conocimiento previo (aunque algunos de ellos sostienen el compatibilismo), [27], presenta una objeción filosófica conocida como la objeción fundacionista. [28] La objeción fundacionista es la afirmación de que no hay contrafácticos verdaderos sobre las decisiones libres de las criaturas porque no hay algo que les dé un valor de verdad o que las haga verdaderas. Este es uno de los argumentos más comunes a la idea de que Dios posee preconocimiento de los contrafácticos de la libertad de las criaturas que incluso es mencionado en la Enciclopedia de Filosofía de Internet:

De acuerdo al argumento, parece que no hay una buena respuesta a qué fundamenta la verdad de los contrafácticos de la libertad de las criaturas. Estos no pueden estar basados en Dios porque se seguiría el determinismo – la necesidad del ser de Dios o de su voluntad se transferiría a los contrafácticos… Pero tampoco pueden estar fundamentados en los individuos a los que hacen referencia por al menos cuatro razones: Primero, los contrafácticos son verdaderos previo a la existencia de los individuos a los que hacen referencia. Segundo, la existencia de los individuos es dependiente de la voluntad de Dios y por lo tanto, la verdad de sus contrafácticos también dependería de la voluntad de Dios. Tercero, los contrafácticos, hacen referencia a estados de las cosas no-actuales, y por lo tanto, a los eventos a los que hacen referencia nunca sucedieron, y cuatro, una cubierta psicológica no puede servir de fundamento porque esto sugiere que las acciones realizadas no son libres… [29]

Aunque las respuestas a esta objeción pueden variar desde las más sofisticadas filosóficamente hablando, [30] también ha crecido el número de artículos por parte de otros eruditos y académicos exponiendo los problemas a la objeción fundacionista. [31] No es el objetivo de este artículo responder a esta objeción en profundidad, pero sí mencionaré que la objeción recae en una petición de principio ya que asume una teoría de verdad que no ha sido demostrada por el objetante; es decir, solicita que existan hacedores de verdad (truth –makers), algo abstracto que “haga que algo sea verdad”. Respecto a esto, Alvin Plantinga nos dice, “A mí me parece más claro que algunos de los contrafácticos de la libertad son al menos posiblemente verdaderos que la verdad de que las proposiciones deben, generalmente, ser basadas en esta manera.” [32]

Lo que Plantinga está diciendo es que es más claro que la proposición, “Pedro negaría libremente a Cristo en ciertas circunstancias”, posee un valor de verdad verdadero en sí mismo que pensar que existe algo abstracto o un hacedor de verdad que base ese valor de verdad que el contrafáctico posee. Por lo que el objetor que presenta la objeción fundacionista, debe primero explicar y defender la teoría de la verdad sobre los hacedores de verdad antes de que la objeción pueda ponerse en pie.

Conclusión

Si Dios es omnisciente, Él conoce todas las verdades. Si existen verdades acerca del futuro, Dios las conoce. El conceptualismo explica esto al sostener que Dios posee su conocimiento innatamente sin necesidad de obtener información de las cosas o percibiendo lo que sucederá. Las tres objeciones presentadas en este artículo (la objeción fatalista, la objeción de la imposibilidad de conocer eventos que no han sucedido y la objeción fundacionista) contra el concepto de omnisciencia fallan al cometer falacias en lógica modal, ignorar el modelo conceptualista en favor del deficiente modelo perceptualista y asumir una teoría de la verdad sin justificación. Una vez más podemos ver la utilidad de la filosofía analítica en nuestro entendimiento de las verdades divinas sobre la base de verdades bíblicas acerca del Creador.


Referencias

[1] El uso de “-ismos” es algo común en filosofía. Para ver las razones del uso de filosofía en el estudio de teología ver Jonathan Thompson, “¿Cuáles son algunos de los problemas de la Teología sin Filosofía? Consultado el 22 de marzo de 2019 en: http://freethinkingministries.com/cuales-son-algunos-de-los-problemas-con-la-teologia-sin-filosofia/

[2] Lane Craig William, The Only Wise God, Wipf and Stock Publishers. 1999, pág. 123.

[3] Moreland, J.P. & Lane Craig, William. Fundamentos Filosóficos para una Cosmovisión Cristiana, 2a Ed. Publicaciones Kerigma, pág. 609

[4] Para leer sobre las diferentes maneras en que los cristianos interpretan la libertad del hombre ver Miguel Rodríguez “Determinismo y Libertarianismo” Consultado el 22 de marzo de 2019 en: https://fundamentofirme.com/index.php/en/blog/entry/determinismo-y-libertarianismo

[5] Fundamentos Filosóficos para una Cosmovisión Cristiana, 2a Ed. Publicaciones Kerigma, pág. 610

[6] Ver Chris Du-Pond, “Molinismo no es Determinismo” Consultado el 22 de marzo de 2019 en: http://veritasfidei.org/molinismo-no-es-determinismo/

[7] El adverbio aquí es “actually” el cual no tiene traducción clara en español. No significa ‘actualmente’ en el sentido de ‘contemporáneamente’ u ‘hoy en día’. Sino que actualmente significa ‘no únicamente posible’ sino parte de la realidad.

En la jerga religiosa, no es inusual referirse a Dios creando el mundo. Sin embargo, en la semántica de los mundos posibles, esto es semánticamente impropio. Sino que la actividad creativa de Dios debe ser referida como “creando los cielos y la tierra”, pero actualizando un mundo posible en particular (dado que los estados posibles de las cosas no tienen un comienzo, y el lenguaje de creación lo implica).

El anterior extracto fue tomado de “Middle Knowledge” (Conocimiento Medio) en Internet Encyclopedia of Philosophy (Enclopedia Filosofica de Internet). Consultado el 12 de febrero del 2019 en: https://www.iep.utm.edu/middlekn/

Ver definiciones (3) y (5) de la Real Academia Española: https://dle.rae.es/?id=0d341nz;

(3) tr. Poner en acto, realizar.

(5) tr. Hacer que los elementos lingüísticos abstractos o virtuales se conviertan en concretos e individuales.

Consultado el 15 de febrero del 2019.

Revisar también: http://www.filosofia.org/enc/ros/actualiz.htm?fbclid=IwAR2xoMRpX_WnAIGmdjEB340SpiJF8e0MWcFQJnmtbGVvdOfdsMlLtAnTtMU; Consultado el 15 de febrero del 2019.

[8] Beilby, Eddy, Boyd, Hunt, Lane Craig, Helm, Divine Foreknowledge: Four Views. Ed. IVP Academic, 2001, pág. 132

[9] Ibíd.

[10] Ver The Tensed Theory of Time: A Critical Examination, Synthese Library 293 (Dordrecht, Holland: Kluwer Academic Publisher, 2000) y The Tenseless Theory of Time: A Critical Examination, Synthese Library 294 (Dordrecht, Holland: Kluwer Academic Publisher, 2000)

[11] Fundamentos Filosóficos para una Cosmovisión Cristiana, 2a Ed. Publicaciones Kerigma, pág. 613

[12] Khamara, Edward, “Eternity and Omniscience” en Philosophical Quarterly 24 (1974). Pág. 212-218.

[13] The Only Wise God, Wipf and Stock Publishers, pág. 121.

[14] Es importante notar que ningún modelo presupone o implica una teoría del tiempo.

[15] Fundamentos Filosóficos para una Cosmovisión Cristiana, 2a Ed. Publicaciones Kerigma, pág.613

[16] “Una contingencia es la noción de que algo pudo haber sido diferente. Una verdad contingente es algo que sucede que es verdad, pero obviamente pudo haber sido falsa.” Keathley, Kenneth, Salvation and Sovereignty: A Molinist Approach. Ed. B&H Publishing Group, 2010, pág.28

Da clic aquí para ver la lectura recomendada sobre el concepto de contingencia en términos de lógica modal o mundos posibles. Consultado el 20 de marzo del 2019.

[17] Fundamentos Filosóficos para una Cosmovisión Cristiana, 2a Ed. Publicaciones Kerigma, pág.613.

[18] The Only Wise God, Wipf and Stock Publishers, pág. 123.

[19] “Un contrafáctico es una declaración condicional que tiene dos características: (1) involucra una condición que es contraria a los hechos (por ejemplo, “Si Kennedy no hubiera sido asesinado en 1963, entonces él hubiera ganado las reelecciones en 1964.; y (2) expresa una verdad que pertenece al mundo actual. En otras palabras, un contrafáctico es una declaración que es contraria a los hechos pero posee un contenido verdadero.” Salvation and Sovereignty: A Molinist Approach. Ed. B&H Publishing Group, 2010, pág. 35-36

[En su conocimiento medio] Dios aprehendió el valor de verdad de todos los contrafácticos, o proposiciones condicionales en el modo subjuntivo. Los contrafácticos toman la siguiente forma: si algo fuera el caso (cuando de hecho puede o no puede ser el caso), entonces algo más sería el caso.
(MacGregor, Kirk, Luis de Molina: Life and Theology of the Founder of Middle Knowledge. Ed. Zondervan 2015, pág., 79).

[20] “El libre albedrio entendido como la libertad de inclinación. La libertad de inclinación es la habilidad de hacer lo que uno desea, pero uno no tiene poder sobre sus inclinaciones. Nuestra libertad consiste en escoger y hacer de acuerdo a lo que estamos más inclinados, o de acuerdo a nuestros deseos más fuertes.” Salvation and Sovereignty: A Molinist Approach. Ed. B&H Publishing Group, 2010, pág. 68

[21] Esta fuera de los propósitos de este escrito defender o argumentar la verdad de la postura Molinista. Aunque Craig menciona esto respecto al modelo Molinista del conocimiento medio, es aplicable a todo el conocimiento de Dios.

[22] The Only Wise God, Wipf and Stock Publishers, pág. 118-21

[23] Salvation and Sovereignty: A Molinist Approach. Ed. B&H Publishing Group, 2010,

[24] Ibíd. 40.

[25] Molina, Luis. Disputation 49.8. (Énfasis añadido).

[26] MacGregor, Kirk, Luis de Molina: Life and Theology of the Founder of Middle Knowledge. Ed. Zondervan 2015, pág., 101. (Énfasis añadido).
Es notable también lo siguiente:

Una segunda noción de la perspectiva de Molina respecto al conocimiento de Dios sobre los contingentes futuros que merece un comentario es su afirmación de que Dios conoce los contingentes futuros en sí mismo. Molina desea insistir tan fuertemente como Aquino que Dios no adquiere su conocimiento de fuentes externas. Él afirma ‘[…] Dios no adquiere conocimiento alguno de cosas sino que conoce y comprende todo lo que Él conoce en Su propia esencia y en la determinación de Su propia voluntad…’.” (William Lane Craig, The Problem of Divine Foreknowledge and Future Contingents from Aristotle to Suarez, Studies in Intellectual History 7 [Leiden: Brill, 1988], 178).

[27] Ver la discusión de Paul Helm y William Lane Craig en el show de radio Unbelievable. Minuto 18:00 al 28:29.

Enlace: https://www.youtube.com/watch?v=sipiOGBRBPE
Consultado el 22 de marzo de 2019

En un punto Paul Helm dice: “La pregunta, sin embargo, es ¿Cómo debe ser interpretado y qué les da [a los contrafácticos de la libertad] su valor de verdad?” (min 27:00 – 28:30)

James White también es muy conocido por presentar esta objeción.

Enlace: http://www.aomin.org/aoblog/2016/06/07/william-lane-craig-lowered-bar-molinism-erasmus/
Video:
https://www.youtube.com/watch?v=esNDmGT3Ew0
Ambos Consultados el 22 de marzo de 2019

Así que si hablamos de Bob Smith como una criatura libre, ¿Cómo es que alguien — incluyendo Dios – puede tener conocimiento de lo que Bob Smith haría en cualquier circunstancia dada antes de que Dios decidiera crear a Bob Smith?” (34:11 – 36:08)

William Graham también presenta un intento por formular la objeción fundacionista casi hacia el final de su escrito ¿Qué es el Molinismo? Consultado el 22 de marzo del 2019 en https://www.coalicionporelevangelio.org/articulo/que-es-el-molinismo/

[28] En inglés, Grounding Objection. En el libro Fundamentos Filosóficos para una Cosmovisión Cristiana, la nombran Objeción Fundacional.

[29] Laing, John. “Middle Knowledge,” Internet Encyclopedia of Philosophy. (Enclopedia Filosofica de Internet).

Consultado el 22 de marzo de 2019 en https://www.iep.utm.edu/middlekn/#SSH3b.iv

[30] El mismo artículo de la IEP, resume cinco respuestas posibles que los Molinistas han dado acerca del fundamento de los contrafácticos de la libertad de las criaturas.

Ver también como Craig lidia con la objeción en:

Lane Craig, William “Middle Knowledge, Truth-makers and the Grounding Objection”. Consultado el 22 de marzo de 2019 en https://www.reasonablefaith.org/writings/scholarly-writings/divine-omniscience/middle-knowledge-truth-makers-and-the-grounding-objection/

Lane Craig, William “Davison on the Grounding Objection”. Consultado el 22 de marzo de 2019 en https://www.reasonablefaith.org/writings/scholarly-writings/divine-omniscience/ducking-friendly-fire-davison-on-the-grounding-objection/

[31] Limanto, John. “Exploring the Grounding Objection to Molinism From Garrinfou-Lagrange to Hasker”. Consultado el 22 de marzo de 2019 en https://www.academia.edu/37060747/Exploring_the_Grounding_Objection_to_Molinism_From_Garrigou-Lagrange_to_Hasker

Limanto, John. “A Response to the Grounding Objection: Adams, Zambrano, and Cowen-the Contemporary Debate on Molinism”. Consultado el 22 de marzo en 2019 en https://www.academia.edu/36722249/A_Response_to_the_Grounding_Objection_Adams_Zambrano_and_Cowen_the_Contemporary_Debate_on_Molinism

Limanto, John. “A Molinist Guide Toward Truth Making”. Consultado el 22 de marzo en 2019 en http://freethinkingministries.com/a-molinists-guide-toward-truthmaking/

Thompson, Jonathan. “Molinismo y la Esencia de las Criaturas: Una respuesta a James White”. Consultado el 22 de marzo de 2019 en http://freethinkingministries.com/molinismo-y-la-esencia-de-las-criaturas-creaturely-essences-una-respuesta-a-james-white/

Stratton, Timothy. “Dangerous Grounds: The Grounding Objection vs Divine Determinism”. Consultado el 22 de marzo de 2019 en http://freethinkingministries.com/dangerous-grounds-the-grounding-objection-vs-divine-determinism/

Stratton, Timothy. “The Grounding Objection Against The Maximally Great God”. Consultado el 22 de marzo de 2019 en http://freethinkingministries.com/the-grounding-objection-against-the-maximally-great-god/

Evertist, Randy. “Predestination and Middle Knowledge” Consultado el 22 de marzo de 2019 en https://www.randyeverist.com/2011/02/predestination-and-middle-knowledge.html

Lawson, Zachary. “Philosophy Matters – James White Missing the Mark on Molinism”. Consultado el 22 de marzo de 2019 en https://caplawson.wordpress.com/2014/05/12/philosophy-matters-james-white-missing-the-mark-on-molinism/

Minton, Evan. “Why the Grounding Objection Doesn’t Bother Me” Consultado el 22 de marzo de 2019 en http://cerebralfaith.blogspot.com/2017/08/why-grounding-objection-doesnt-bother-me.html

Thompson, Jonathan. “¿Socavan los Contrafácticos de la Libertad de las Criaturas la Omnipotencia de Dios?” Consultado el 22 de marzo de 2019 en http://freethinkingministries.com/socavan-los-contrafacticos-de-la-libertad-de-las-criaturas-la-omnipotencia-de-dios/

[32] Alvin Plantinga , “Reply to Robert Adams,” en Alvin Plantinga, ed. James E. Tomberlin y Peter Van Inwagen, Profiles 5 (Dordrecht: D. Reidel, 1985), p. 378.

[33] Especial agradecimiento a Jairo Izquierdo por su revisión y ayuda editorial.